sábado, 29 de enero de 2011

EL EMBRUJO DE LA LUZ DE LAS FAROLAS


Siempre me fascinó ese instante mágico en que la noche gana su batalla diaria contra los últimos rayos de luz del ocaso; ese momento en el que la penumbra comienza a abrirse paso por calles y avenidas, obligando a que las luces de la urbe abandonen su diurno letargo y cobren vida perezosamente.

Me gustan, digo, esos primeros minutos de la noche -quizá sean los últimos de la tarde, no sé-, durante los cuales se van encendiendo las farolas del casco viejo de cualquier ciudad, creando esa atmósfera misteriosa en la que todos los gatos comienzan a ser pardos; esa hora imprecisa en la que el paseante solitario siempre parece sospechoso -no se sabe bien de qué- y en la que amores de contrabando florecen en ese espacio oscuro y misterioso que a menudo existe entre farol y farol.

Me agrada, en suma, la mortecina luz de esa farola que al anochecer va disfrazando las fachadas de sombras y claroscuros hasta que adquieren infinidad de tonos grisáceos, como si del decorado de un film negro de Preminger, Raoul Walsh o Fritz Lang se tratara (los buenos cineastas, como los viejos rockeros, nunca mueren).

Más tarde, ya al alba, la luz de las farolas se va apagando y creo que es entonces cuando se rompe el hechizo, cuando comienza a desaparecer el embrujo . . .

12 comentarios:

  1. Añadir imágenes a las sensaciones y pensamientos es la mejor forma de presentarlos a los seres próximos.
    ¡Me emociona tu actualización!

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo digo...que bien dibujas y que bien escribes!! Cierto lo de los buenos cineastas y los viejos rockeros. Dentro de un tiempo espero que se pueda aplicar a los buenos/viejos ladrones...
    Felicidades por esta magnífica entrada.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Oñera, en serio te lo digo ya; en una página la farola y en la otra la historia. Son geniales!! Escribes muy bien!!

    ResponderEliminar
  4. No sé qué me gustan más, tus farolas o tus palabras, pero ¿para qué eegir? me quedo con ambas cosas.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Emilio por tus amables palabras. A mí me emociona tu comentario.

    Me alegra que te gusten texto y dibujos, Susana. Muchas gracias.

    Gracias Conchy. Encantado de que te gusten mis historias.

    Gracias por no elegir, Tracy. Me gusta que te gusten las dos cosas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena narrativa, Oñera, acompañando tus buenos dibujos!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola, amigo. Yo tampoco voya a elegir y me quedo con todo. Tus palabras son hermosas, eres un alma sensible, de verdad, un abrazo, Oñera.
    Tus farolas, ya nuestras farolas del mundo, estupendas. La nocturna, ese negativo está muy bien, el resto... también, también.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Joy, Nómada: Gracias amigos. Me agrada que os guste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. muy bonitos Oñera..y muy bonita la presentacio.
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias Pedro. Encantado de que te gusten.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Oñera, no quería dejar pasar más tiempo sin decirte que me gustan mucho tus dibujos de farolas, a mi también me gustan y he dibujado y fotografiado más de una.
    Decirte también que me encanta como cuentas las cosas, tus cuentos, tus historias que adornan los dibujos, tienes un gran sentido del humor y una forma de contar tus vivencias que resulta muy simpática y amena.

    Compartimos además el hecho de que ambos somos asturianos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Marisol. Comentarios así animan a seguir dibujando y contando esas pequeñas historias.
    Me alegra ver por aquí a alguien de la tierrina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nuestro Grupo en Flickr