jueves, 11 de agosto de 2011

UNA MAÑANA EN "LA PROVI"

Amanece despejado, pero sopla el nordeste con fuerza. Paso de playa y decido dedicar la mañana a perderme por La Providencia y dibujar lo que surja.

Aún no son las once y ya estoy en el Parque del Cabo de San Lorenzo. Tomo la Senda Litoral del Cervigón en dirección a Peñarrubia. La playa sigue con el acceso cortado, tras los desprendimientos causados por el aguacero de hace más de un año. Salgo de la senda y subo el Camino de Peñarrubia y el de Los Arces hasta la carretera principal. Bajo después por el Camino de Las Hayas y, poco antes de la fuente, me desvió por la Travesía de Los Abetos, un camino umbrío y sin asfaltar en el que tengo localizada una casa para dibujar. Imposible hacerlo ahora que la vegetación no me deja verla siquiera (se ve que cuando la localicé era otoño o invierno)

Tomo el Camino de Los Álamos y, antes de llegar a la Carretera del Infanzón, veo una casa que me llama la atención. Molesta el viento, pero el sitio es tranquilo: pasarían dos o tres coches en el tiempo que tardé en pintarla.


Voy hasta el cruce de "La Provi" y tomo el Camino de La Fuente para dibujar un hórreo al que le tengo ganas desde hace tiempo. Lo dibujo de pie, apartándome de vez en cuando para dejar pasar algún coche.


Bajo por el Camino de San Lorenzo hasta la Senda Costera de La Ñora. No hay nadie por allí. Se agradece la tranquilidad, que contrasta con el gentío que estos días vive la ciudad. Hay otra casa que me gusta, vista desde el banco de madera en el que me acabo de sentar. Trabajo cómodo a pesar de que aquí el viento sopla con fuerza.

Mientras le doy al pincel pasan dos amigas caminando como motos. Una está indignada porque el perro del vecino se meó en el ascensor y el tío pasó de limpiarlo. La otra le dice con sorna que tal vez el vecino no se enteró, porque el perro sube y baja solo pulsando los botones de un salto. Cuando las pierdo de vista ya casi había terminado el apunte, llegando a la conclusión de que lo mejor sería llevarlo a la perrera. ¡Al vecino, me refiero!

13 comentarios:

  1. Oñera, genial, la descripción de tu viajecito... Me recuerdas a Cela en su viaje por la Alcarria...
    Lo describes perfectamente y lo ilustras con bellas acuarelas y bonitos dibujos.
    Te felicito y te doy las gracias. Nos has dado un paseo muy agradable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Oñera. Estoy de acuerdo con Joshemari. Haces una descripción del viaje muy ilustrativa. El hórreo de pie?... pues te ha salido de miedo. Bonitas acuarelas. Joer con el perro ese que sube y baja solo en el ascensor...un fenómeno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Perdóname Oñera.
    Kubi, habría que saber si el perro de la vecina es un fenómeno...o es Oñera con su relato... O...los dos!!!!
    Ji,ji,ji!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Joshemari. Contento de que hayas disfrutado con las imágenes y el relato.

    Gracias también, Kubi. Me alegra que te gusten las acuarelas y el dibujo.

    En cuanto al perro, seguro que es un fenómeno. El que no lo es tanto es su dueño.

    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  5. Precioso el trayecto! me gusta mucho la última acuarela. Pobre chucho, con ese dueño tan poco responsable....aunque creo que las vecinas encontrarán la forma de hacer justicia
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Menuda caminata has hecho. He disfrutado de lo lindo con tu relato y tus obras.

    ResponderEliminar
  7. Es una acuarelilla de rápida ejecución, Susana. Creo que seguiré en esa línea, sin dibujar previamente con el estilógrafo.

    Una mañana completa, Teresa: Caminata y algún dibujo. Me lo pasé bien.

    Gracias a las dos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy chulo, por un momento me he imaginado que caminaba contigo, que nos sentábamos y dibujábamos y por último que nos mirábamos sorprendidos de la conversación del "chucho".

    Me gusta eso de "una casa que ya tneía localizada". A mí también me pasa. Cuando salgo de paseo, voy siempre alerta... a ver qué objeto, qué edificio puedo hacer o lo dejo en "pendientes".

    Me tenéis que explicar como hacéis eso de aplicar la acuarela in situ. A mí me llevaría mucho tiempo...
    En fin tengo mucho que aprender
    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Gracias Fernando. Ojalá algún día lo imaginado se convierta en realidad y podamos dibujar juntos (tiene que ser una gozada verte realizar esas maravillas que haces)
    En cuanto a lo de la acuarela in situ, no soy el más indicado para dar explicaciones (sólo soy un aprendiz). Estas acuarelas sencillas son muy rápidas de realizar: un escueto dibujo a lápiz para situar lo más importante y luego agua y color.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tras un verano muy muy muy poco productivo rabio de cochina envidia al ver gente tan trabajadora, enhorabuena chaval, me gustan todos.

    ResponderEliminar
  11. El verano es la leche Manuel: ¡andamos todos un poco descentraos!
    Contento de que te gusten. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. eres un todo camino amigo Oñera, me encanta tu saber hacer y tu estilo desenfadado y fresco.
    vaya caminata que te distes, cuando leo tus entradas me dan ganas de viajar por ese norte que se adivina en tus dibujos y acuarelas.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Jose. Yo también tengo ganas de volver a Sevilla. ¡Ya veremos quién se anima primero!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nuestro Grupo en Flickr