sábado, 10 de septiembre de 2011

UNA TARDE DE VIERNES

Aparco frente a la Iglesia de Santa María, en la localidad de Muros del Nalón. Apetece dibujar la iglesia, pero el sol cae a plomo y no hay ni una sombra en toda la plaza. Esto no parece Asturias. ¡Y menos en septiembre!

Me acerco hasta el antiguo Palacio de Valdecarzana (o al menos hasta lo que queda de él), a la salida de la villa. Me acomodo bajo un árbol, en una de esas mesas de madera tipo área recreativa, y dibujo lo que fue uno de los accesos a la finca.


Bajo después hasta la Playa de Aguilar. Dos kilómetros abundantes caminando. Aquello es un hervidero. Encuentro una vista que me gusta: arenal y acantilados sobre unos tejados. Cuando me dispongo a dibujar aparece el dueño del prado y me echa sin contemplaciones. Trato de explicar que no hago nada malo, sólo dibujar. Le enseño el cuaderno y los cachivaches de pintar, pero no sirve de nada. Hay gente -¿gente?- con la que no se puede razonar.

De nuevo en el pueblo veo una farola que me gusta en la fachada de lo que parece un antiguo cine (hoy me prometí a mí mismo que no dibujaría farolas, ¡que pena!). Ahora ya hay alguna sombra en la plaza de la iglesia. Dibujo el campanario.


Cojo el coche (es una sauna y no me funciona el aire acondicionado) y me acerco hasta San Esteban de Pravia. Aparco en el puerto, frente a una de las gruas. Antes de dibujarla me tomo una cerveza bien fría en una terracita. ¡Esto es vida!

Camino por el paseo para acercarme a los antiguos cargaderos de carbón. Subo y los observo por dentro. ¡Es fantástico, nunca había estado allí!. De nuevo en el paseo dibujo uno de ellos.

15 comentarios:

  1. Me gustan tus entradas (no del pelo eh), por que son viajes dibujados, y eso es muy bonito.
    Eso de no dejar dibujar, debe de ser internacional, ya que yo conozco algun ejemplo por aqui tambien algo curiosete.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Esto si que es una tarde bien empleada.
    Unos dibujos muy bonitos. Las grúas siguen pareciendo robots protagonistas de películas de ciencia ficción...el malo de la película no puede ser otro que el señor gruñón.
    Se impone otra visita para esa farola que se escapó.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Entradas del pelo sólo tengo una, Jose. Eso sí: ¡muy ancha!.

    Esa tarde me propuse dejar de lado las farolas, Susana. De lo contrario me lío y no dibujo otra cosa.

    Gracias a l@s dos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy guapo el recorrido y su narración . Me hizo gracia lo del aldeano , a mi me pasó una cosa parecida estaba con un colega y los caballetes en una finca al lado de la sebe porque hacia viento , vino el paisano y nos echó dijo que estaba cansado de drogadictos ... luego se dio cuenta del error y nos queria invitar a sidra . Qué peligros encierra esta afición al dibujo eh . Un saludo .

    ResponderEliminar
  6. Un recorrido muy bonito y muy bien plasmado en todas las obras. Que pena que haya "cafres" que no tengan sensibilidad para nada. Ellos se lo pierden.

    ResponderEliminar
  7. Hola Félix. Encantado de ver por aquí a alguien de la tierrina (cualquier día coincidimos por ahí). En cuanto al "paisanu del prau", al final va a resultar que esto de dibujar y pintar van a ser aficiones de riesgo.

    Sí Teresa, cafres hay en todos lados. El caso es que no consigan amargarnos a los demás.

    Gracias por vuestros comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Magnífico reportaje amigo Oñera!! Precioso aunque salpicado por un "mala sombra"...y eso que sombras hacían falta ese día por lo que comentas.
    Me gustan los comentarios, el paseo que damos contigo y sus ilustraciones. El que más me gusta, es el primero. Esa puerta!!! Genial!
    Gracias por tan agradable paseo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Bien aprovechada esa escapada, Oñera, sí señor :)
    En cuanto al "paisanu del prau", mejor archivar en el agujero negro de la memoria...no merece la pena.
    Tus dibujos merecen toda ;-)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Gracias Joshemari. A mí también me gusta más el primero (aunque creo que no andaba fino esa tarde)

    Gracias también, Anais. Como ya dije lo importante es que esos tipos no consigan amargarnos a los demás. Desde luego conmigo esa tarde no lo consiguió.

    Un fuerte abrazo a l@s dos.

    ResponderEliminar
  11. Ah, se me olvidaba, el amigo Félix (me refiero a De Piñera) no sé si lo conocías, Oñera, pero es un genial dibujante y pintor de los pueblos de montaña Astures. Lo conozco desde hace años y me alegra que estéis en contacto.
    Me vanaglorio de tener una acuarela suya!!
    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  12. Jo! Oñera. ¡Cúanto te cunde!. ¡Qué suerte tienes!. Un viernes tarde enterito. Una cuñada mía dice que las cosas importantes hay que hacerlas en viernes. Se casó en viernes...etc,etc. Que sepas que me he acordado de ti. He estado por Cantabria y he visto farolas. Bastantes farolas. De alguna he hecho algún boceto. Prometo subirla y dedicártela.
    Ya te dije en otro post, que leyendo y viendo tus dibujos, parece que vayamos juntos paseando.

    ResponderEliminar
  13. Joshemari: conozco los trabajos de Félix, pero no a él en persona. Por mi parte sería un honor coincidir y felicitarle por sus acuarelas. ¡Cuando él quiera!

    Fernando: ¡unos kilómetros más y nos conocemos en persona!. En cuanto a lo de esa tarde...¡de vez en cuando hay que darse un capricho!
    Espero ver esas farolas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Te lo has pasado de fábula, con bronca incluida del dueño del prado que, seguro en alguna entrada posterior, nos detallarás con esa divertida forma que tienes de contar tus aventuras y desventuras. Es un verdadero placer ver tus acuarelas y compartir contigo esos fantásticos paseos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Sólo se trata de dibujos sencillo, Kubi. Encantado de que me acompañéis en estos paseos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nuestro Grupo en Flickr