martes, 8 de noviembre de 2016

SENDA DEL MONTE DEVA (IV)

El camino sigue ascendiendo. Un caballo no quiere dejarse dibujar, se va y me obliga a terminar el dibujo de memoria. Luego una curva, donde la senda comienza a ser casi llana. Y unas casas que se divisan a lo lejos...

10 comentarios:

  1. Pues pese a la espantá del caballito, buena memoria, buen ojo, y buena mano, Oñera, porque el equino te quedó la mar de salado. Esa visión monocroma de las casas me gusta mucho.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un cabroncete el caballo. Los árboles posan con mucha más paciencia...
      Muchas gracias, Marga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. menuda envidia insana me estás dando. Gracias por regalarnos trocitos de paisajes en forma de preciosos dibujos. Te estás aficionando a los azules....me gusta. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caminando y dibujando por los alrededores de Gijón.
      En cuanto a las casas, igual mejor en sepia. No sé...
      Muchas gracias, Susana.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Bravo Oñera! Unos dibujos magníficos! Y ese caballo lo has finalizado perfectamente aunque el cabrito no haya querido dejarse dibujar. Las vacas suelen estar más quietas... así que ya sabes! A dibujarlas, que seguramente debes encontrar cantidad. Si no, de qué la famosa leche asturiana? Me gustan todos esos detalles y cambio de colores. Ese grupo de casas en azul, están muy bien. eres un romántico a pesar de que seguramente, no piense igual tu parienta. je, je.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, Joshemari: el caballo pasó de mí, pero...¡a las vacas les gusta más posar!
    En cuanto a lo del romanticismo, seguro que mi marida no estará muy de acuerdo...
    Muchas gracias, maestro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Viva el senderismo y tu buen hacer, Oñera.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. ¡Y que viva también el cuadernismo!
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Da gusto ver cómo va creciendo ese cuaderno, cómo sigue esa ruta llena de cosas dignas de ser dibujadas así.
    Es como acompañarte en el paseo.
    Una maravilla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pepe. Sigo avanzando poco a poco, en la ruta y en el cuaderno...
      Un abrazo, maestro.

      Eliminar

Nuestro Grupo en Flickr