miércoles, 1 de marzo de 2017

SENDA DEL MONTE DEVA (VI)

Una vez pasasa la necrópolis megalítica el camino avanza partiendo en dos una amplia zona recreativa,  dejando mesas, parrillas y fuentes a ambos lados de la senda. Luego sube, baja y serpentea entre numerosos árboles que, a poco que te fijes, dejan ver el bosque perfectamente...

18 comentarios:

  1. Un aire fresco, entra de nuevo, contemplando
    la SENDA DEL MONTE DEVA, en tu cuaderno.
    Que afortunados, los CUADERNISTAS, que dominais esta
    especialidad.
    Mis efusivas felicitaciones, amigo Oñera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprendiz de cuadernista nada más...
      Seguiré avanzando por la senda, si la autoridad y el tiempo lo permiten.
      Muchas gracias, Fernando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy chula esa fuente. Y siempre me sorprenden gratamente las arboledas de tus sendas, Brad mío. Ya se echaba de menos el darnos un sosegado paseo a través de las páginas de tu cuaderno.

    Abrazotes gordotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marga. Seguiremos paseando por la senda, no lo dudes...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Perfecto y preclaro el cernícalo y la fuente en el marco de la postal. luminoso el paisaje. Me he inspirado en tus "proyectos" (farolas, fuentes y aves) para fijarme como objetivo uno que estoy realizando con un amigo. Ya os tendré informados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú ya vienes con la inspiración de serie, Jesús. Ya nos mostrarás esos trabajos...
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. me has sorprendido con el colorido del bosque, muy bonito. Siempre es un placer descubrir estas sendas.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo que son las cosas: no quedé muy satisfecho de como quedó ese bosque.
      Muchas gracias, Susana.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Combinas texto y dibujo. Haces usar el hemisferio izquierdo y derecho. Estoy en Asturias, aunque no he estado nunca en Asturias. Gracias amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ves sigo en mi línea, Fernando.
      En cuanto a lo de conocer Asturias, ya estás tardando...
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo conozco Asturias, de unas tres veces que he estado, pero de eso hace ya tanto tiempo... No sabes las ganas que tengo de volver a visitarla. Tus paseos por esas sendas me lo recuerdan y me entran ganas de volver. Son tan bonitas... es tan hermoso Asturias...
    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo.
      Lo mismo te digo: ¡ya estás tardando en venir!
      Un gran abrazo, Joshemari.

      Eliminar
  7. Preciosos, como corresponde a esa ruta maravillosa.
    Sigues dando envidia, por el entorno de tus paseos y por tus dibujos. Ese bosque que no te acaba de gustar me sugiere la luz traspasando las hojas que se agitan con la brisa. A mi sí me gusta.
    Creo recordar lo que cuentas del paseo, pero yo recuerdo un camping, no las ruinas megalíticas. Se ve que quien me llevó allí conocía la zona poco más que yo, es decir, nada. De las barbacoas me acuerdo perfectamente, y de la subida también. Y de la universidad laboral, de Quintes, de Quintuelles, de un baile en un prado con su tómbola y su bonitada, de los chorizos, la sidra, la ternera, los bonitos ordenados como obuses de plata en el mercado, con ojos en lugar de espoleta, al lado de esos aparatos antediluvianos tan ricos, llenos de patas, pinchos y pedúnculos que crecen en el mar y se ruborizan en cuanto los cueces. De Tazones, de las pisadas de los dinosaurios, de la llegada de Carlos V, de los prados y de las vacas, de la fabada y del orbayu, de Oviedo y del queso ese forrado de hojas, las tortillas de oricios, los bocartes, de los castaños enormes y de esos acantilados que quitan el hipo. En fin, que te queda mucho que pintar y que disfrutar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluyes en tu comentario al Sporting, el Urriellu, los cachopos y les parroches... ¡y te nombro asturianu del añu!
      Queda mucho por dibujar, Pepe. De momento terminar esta senda y cuadernear la última que queda para concluir esta serie.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Refrescante senderismo que recorremos contigo a través de tus dibujos. El bosque es fantástico, ese tupido entramado de hojas y ramas con esas manchas siena, nos dejan entrever un invierno casi otoñal. Asturias es... ¡divina!
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Refrescante bastante, Carmen. Que hacía frío cuando garabateé esas dos páginas.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Je,je,je... Me encanta: sube, baja y serpentea!
    Impecables. Micro poemas pintados.
    Muaaas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Dolça. Pues continuaremos subiendo, bajando y serpenteando. ¡Y sobre todo dibujando!
      Un abrazo.

      Eliminar

Nuestro Grupo en Flickr