miércoles, 5 de marzo de 2014

El sueño de mi hija se instala en el cuaderno

Cuando duermo muero, y cuando muero paro.
Pero cuando eres tú quien duerme, yo miro y mientras te miro grabo.
Grabo ese sueño tranquilo, esa respiración sin copia y ese pijama que cuando vuelva a mirar este dibujo me hará sonreír pensando en ti, en el instante.  Y volverá a llevarme al preciso momento de vernos ahí juntas: tú durmiendo, yo dibujándote y sonriendo al mismo tiempo.

Merecen la pena las agujetas conseguidas por estar arrodillada frente a tu sueño a media luz.


Es lo que tiene el dibujo, que te hace conseguir infinitas cosas inmateriales de gran valor, incluidas agujetas :)

8 comentarios:

  1. Es un dibujo leno de vida,
    existencial y espiritual.
    Un gozo para la artista,y madre,
    una alegria para la familia,
    y un placer de contenplarlo.

    ResponderEliminar
  2. Vivan las agujetas para conseguir instantes y recuerdos como estos.

    ResponderEliminar
  3. Precioso, sereno, emotivo, y lleno de amor este dibujo, AnAis. La agujetas, estas de este momento-dibujo, no son nada... (lo entenderás cuando las camas comiencen a quedarse vacías... aisss)

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  4. Precioso Anays!!! Cuánto se quiere a los hijos!!!

    ResponderEliminar
  5. Ay...que nos hacen mayores y dentro de nada vuelan solitos!

    ResponderEliminar
  6. Emotivo dibujo!! Tiene razón Susana, se hacen mayores pero si están bien encauzados son una delicia conversar con ellos. Sobre todo si adquieren confianza contigo y el trato es de "amigos".
    Muy bonito. Te felicito!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nuestro Grupo en Flickr