miércoles, 12 de marzo de 2014

París, obviedades










Acabo de pasar unos días en París y he hecho algunos esbozos, como veis muy obvios y típicos. El último, caras de los que hacían cola para entrar al Museo Marmottan Monet. Lo de las colas en los Museos es ya un clásico.

16 comentarios:

  1. Tu estilo tan personal hace que estos monumentos dibujados hasta el infinito, se vean originales y bellos, el colorido es impactante.
    Abrazo Teresa, espero que lo pasaras bien en París, ¡Oh lala!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, el truco es ir a toda prisa, con pocos útiles y aprovechando las tintas que compras y que luego lson poco combinables.
      El objetivo principal fue encontrarnos allí con nuestro hijo y eso fue lo mejor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Aqui la única obvidad és tu fantástica forma de expresión.
    Que Notre Dame... Y la torre Eiffel ?.. Y como se les quedó la cara a los que
    te veían pintar...??? Siempre nos quedará la Maite !!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, ja, si, vais a tener que aguantarme un buen tiempo.....lo de las colas, también tiene truco, dejo a Andrés en ella y me aparto un poquito (si me puedo sentar , mejor) e intento dibujar a la gente que está algo apartada. Eso si es en la calle, si estamos metidos en un serpentin, ni lo intento.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Viva la originalidad!!!!!! y los colores bonitos de mi amiga Teresa, te felicito por estos trabajos y por pasártelo tan bien, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No me parece tan obvia la fruta partida de un rosetón gótico. Apuesto por la granada, transparente, luminosa y vibrante; y por mucho que se estire la Torre del francés, veo que aún quedan sensibilidades que anteponen la arquitectura primera, la de los árboles. Un placer, Teresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado tu visión de mis esbozos. Saludos.

      Eliminar
  6. Il n'y a pas d'évidences, sinon de nouveaux regards... Le regard qui sent Notre-Dame dorée et dorée nous l'envoie, et dorée et vivante nous arrive. Ou le regard, encore étonnée, qui regarde la tour Eiffel. La tour Eiffel, encore? bien sûr! Toujours la tour Eiffel!; chaque jour, chaque fois sous un nouveau regard... De nouvelles gens, de nouveaux dessins... De nouveaux regards... Et tout est, une autrefois, prêt pour recommencer...

    Gros bisous


    No hay evidencias, sino miradas nuevas... La mirada que siente Notre-Dame dorada y dorada nos la envía, y dorada y viva nos llega. O la mirada, todavía asombrada, que contempla la torre Eiffel. ¿ La torre Eiffel, otra vez? ¡ Por supuesto! ¡Siempre la torre Eiffel!; cada día, cada vez bajo una nueva mirada... Nuevas gentes, nuevos dibujos... nuevas miradas... Y todo está, otra vez, listo para volver a empezar...

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosas tus palabras. me las apropio para mis dibujillos. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Pues is que estaban serios haciendo cola...je,je, te imagino ahí de pie, sacando el block, eso es aprovechar el tiempo de maravilla... Preciosa tu Notre Dame, tan amarilla y esa torre Eiffel con aires japoneses...Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si es bueno o malo el que haya colas en los museos y tener que ver las obras siguiendo el paso de la misma pero supongo que es mejor que la gente tenga interés. Dibujar a la gente es una manera de acortar la espera. un abrazo.

      Eliminar
  8. OUAHHH!! Maite, tus entradas son garantía de triunfo! Me encantan, especialmente la de la Cathédrale de Notre Dame de Paris. Me recuerda a esa serie que hizo Monet. Ahora solo te falta volverla a pintar en primavera, verano y otoño, así la tendrás completa.

    ResponderEliminar
  9. ¿Obviedades? No Teresa. Solo París y el cuaderno de viaje de una artista...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias amigo, pero deberiamos poner el punto despues de viaje. un abrazo.

    ResponderEliminar

Nuestro Grupo en Flickr